Por la Ruta de los Himalayas. Pelling

Ruta de los Monasterios.

Desde la bonita Darjeeling, en el estado de Bengala Occidental, hasta Pelling, en el Sikkim, la carretera sube y baja, tuerce y gira, siguiendo los azarosos pliegos de los Himalayas, altivos picos que empujan y forcejean para vestirse de blanco a 8.598 metros de altura. Para la gente de Sikkim, aquel dedo que casi rasca el cielo es el sagrado Kangchendzonga. Para los extranjeros, es el tercer pico más alto del mundo, temido y admirado detrás del Everest y el K2.

Pelling es pequeño, con tan sólo dos calles de nombres tan fáciles de recordar como “Alto Pelling” y “Bajo Pelling”. Resguardado en las pendientes aún suaves de la gran cordillera, es el punto de partida de la llamada “Ruta de los Monasterios”, que se dirige al lago Kecheopalri y a las aldeas de Yuksom, Tashiding y Ravangla, para maravillarnos con sus gompas.

Siguiendo la calle Alta hasta el final, una pista de tierra nos conduce, en no menos de una hora y media de empinada ascensión, al Sangachoeling Gompa, el segundo monasterio más antiguo de Sikkim. En el extremo opuesto de la calle Alta, el Gompa Pemayangtse -literalmente, loto sublime y perfecto- nos espera, complacido, para reconfortarnos con el verdor del paraje y la espiritualidad del entorno.

Y si casualmente nos dejamos caer por Sikkim durante el mes de noviembre, la festividad del Diwali animará cada noche la calle Alta con jóvenes que bailan y tararean alegres melodías típicas de Nepal y de las montañas del Himalaya.


Foto: Monasterio Pemayangtse, Pelling, Sikkim (India).