Por la Ruta de la Seda. Repkong. Tibet Histórico

El autobús avanza dejando atrás la ciudad de Xining. Poco a poco, el tráfico se disipa y los edificios grises desaparecen en el horizonte, escondidos bajo una nube infecta. Cuando la carretera nueva se acaba, el autobús sacude bruscamente y hace saltar al pasaje sobre los asientos desgastados. Unos pájaros juegan sobre la rama de un arbusto. Hacía días que no veía pájaros. Arbustos, tampoco.

Cruzamos parajes monótonos sin mucha vegetación, mientras el sueño se apropia de los viajeros. Una curva cerrada nos adentra hacia el corazón de un cañón, donde las altas paredes defienden el curso de un río. “It’s the Yellow River”-nos dice una chica. Arriba del risco despuntan banderas de oración liadas por el viento. Salimos de la garganta y seguimos el curso del río. Unos kilómetros más allá, los pasajeros comienzan a despertar. El paisaje es ahora natural, más humilde, una tierra seca salpicada por campos labrados. El río hace un giro brusco y, en medio de la curva, aparece una estupa blanca, serena y deslumbrante, como si hubiese emergido del agua y flotase en ella. Los tibetanos se apresuran a hacer una reverencia. Ya son pocos los que quedan sentados. Unos mueven bolsas de allá para aquí, otros charlan con los de atrás y el alboroto de los que vuelven a casa se hace evidente. Nosotros nos apoyamos sobre los asientos de delante, complacidos por el paisaje que disfrutaremos los próximos tres días. Y entonces aparece el puente. Y la ciudad. Y el templo. Y por todas partes, incansables banderas de oración que ondean al viento.

Estamos en Repkong, província de Amdo, en el Tíbet Histórico. Desde la invasión china, sus habitantes han sufrido represión, sus bienes culturales e históricos han sido destruídos y sus tierras han estado separadas del territorio tibetano e incluídas dentro de la provincia china de Qinghai.

Enlaces de interés:

Blog Mesenllà

Fotografía cedida por www.mesenlla.com

2 comentarios:

Alfonso. (Sevilla). dijo...

Precioso blog... muy interesante. Gracias por compartir tus viajes y tus historias. Saludos.

Noesperesnada dijo...

Muy interesante tu mirada sobre esta región tan enigmática.